Ahorrar tiempo
Motivación

10 consejos para ahorrar tiempo

¿No te has preguntado muchas veces cómo ahorrar tiempo en las actividades diarias? No sé por qué esta sociedad en la que vivimos se ha vuelto tan caótica. Constantemente estamos sintiendo que no nos alcanza el tiempo para hacer todo lo que queremos ¿o esto me pasa solo a mí?

Obviamente, no existe una fórmula mágica para tener más tiempo. No tenemos un giroscopio (Aunque me encantaría… Y esto solo los fanáticos de Harry Potter lo entenderán). Pero si hay pequeños detalles que nos pueden ahorrar un par de minutos. Quizá te parezca poco, pero ¿Qué tal si juntas varias de estos consejos? La suma de todos puede marcar la diferencia.

Consejos para ahorrar tiempo

Antes de darte mis mejores consejos quiero que sepas que hay formas eficaces de organizar tus tareas para ahorrar tiempo. 

¿Te ha pasado alguna vez que sientes que estás a punto de volverte loca?

No eres TÚ, es la forma en la que gestionas tu tiempo.

Porque, aunque todos tenemos las mismas horas al día para crear y disfrutar, la realidad es que unos las usan mejor que otros. Por algo existe la frase: Solo hay dos cosas que se pueden hacer con el tiempo, o lo inviertes o lo gastas.

Y como yo también pasé por esa sensación, he diseñado una fórmula mágica que combina el time blocking + listas de tareas – ¡amo las listas! + la técnica pomodoro – que al implementar con pocas (e indispensables) herramientas te van a ayudar a poner orden a tu vida, ahorrar tiempo y disfrutar todos tus días.

Te garantizo que tu productividad y tu eficacia se irán boom para arriba si decides aplicarlo también. Clic aquí si quieres conocerlo.

Consejos para ahorrar tiempo en tu día a día.

1Planifica tu desayuno.

No me cabe en la cabeza cómo una persona puede salir de su casa sin desayunar. Es que no lo entiendo. Para mí, es la mejor comida del día. Las pocas veces que me he saltado el desayuno he experimentado una sensación de vacío por todo el día (Drama ON).

Hablando en serio, el desayuno es súper importante para la salud, el bienestar emocional y para la gente que te rodea (barriga llena, corazón contento). Te aseguro que si lo planificas no tiene por qué tomarte mucho tiempo.

Te aconsejo que lo decidas la noche anterior, y si es posible lo adelantes. Por ej.: Si me provoca desayunar panqueques o waffles siempre preparo la mezcla por la noche (no te toma más de 10 min, pero a la mañana con el apuro lo agradecerás enormemente).

Incluso, por la mañana, lo puedes preparar mientras te vistes (multitasking en todo su esplendor). Sigo con el ejemplo de los waffles. Al salir del baño enciendo la wafflera y la dejo calentando. Al ponerme pantalón y camisa salgo y vierto la mezcla. Mientras se preparan los waffles me pongo los zapatos y los accesorios.

Este ejemplo lo puedes adaptar perfectamente a tus necesidades.

Y si aún esa opción te parece muy complicada siempre puedes tener fruta congelada y separada en porciones. De esta forma tienes al alcance de tu mano un licuado exprés y ya tienes otra forma más de ahorrar tiempo por las mañanas

2. Adelanta tus comidas el fin de semana (o cuando puedas).

Quizá para muchos el fin de semana es sagrado y no se le pueden agregar actividades extras. Pero para los que necesiten más tiempo entre semana, como yo, nade mejor que el meal prep.

Dedicarle un par de horas a la cocina un fin de semana te cambia la vida.

Incluso no es necesario que lo hagas todo junto. Si de igual forma piensas cocinar otros días, prepara más comida de la normal. Así siempre tendrás en tu congelador comida preparada que te puede sacar del apuro. Y ya que estamos, le das un respiro al bolsillo.

En mi E-book de Time Blocking te dejo un apartado  para que te vuelvas una experta en esta parte y puedas ahorrar tiempo en la cocina.

3. Planifica tus compras.

¿Es necesario que vayas al supermercado todas las semanas? Yo no lo hago ni siquiera cada dos.

Si te planificas bien puedes ir fácilmente una sola vez al mes. Realiza una compra grande que cubra todas tus necesidades mensuales.

No es cuestión de comprar de más, solo de comprar lo necesario.

Lo único que me permito reponer con más frecuencia son frutas y verduras, por cuestiones obvias. Lo que tampoco debería tomarte más de 30 minutos si vas con una lista armada.

Fíjate cuáles son tus consumos al mes y lleva una lista de lo que toca reponer. Esto tiene dos ventajas en particular: La primera, que obviamente te ayuda a ahorrar tiempo en el super y la segunda es que también ahorras dinero al comprar solo lo que necesitas. Utiliza alguna aplicación que te facilite la tarea. 

Particularmente, utilizo la app “Notas de keep” que sirve para llevar listas de otras cosas o guardar simples notas / recordatorios. No te compliques la vida.

4. Organiza tu casa.

Trata de asignarle un lugar determinado a cada cosa que tengas en tu casa. Y luego el reto es devolver cada cosa a su lugar cuando lo utilices.

“Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”

De esta forma, no pasarás media hora buscando una camisa que hoy te provocó usar. Ah, pero resulta que tienes dos meses que no la ves y no tienes ni idea de dónde está.

Eso tiene solución, organiza tu casa de manera consciente. Tu mente te lo va a agradecer después.

Puedes plantearte pequeños proyectos e ir avanzando de a poco. Lo importante es llegar a la meta.

Para mí, ordenar sin criterio te toma el mismo tiempo que hacerlo bien.

5. Únete a la onda del multitasking.

Hay muchas actividades diarias que no requieren de toda nuestra atención. Con un poco de práctica puedes hacer 2 cosas a la vez.

No vamos a salvar el mundo mientras comemos, pero un par de minutos siguen siendo un par de minutos.

Ojo, hay momentos y situaciones en las que el multitasking hacen más mal que bien, porque la concentración y el enfoque son importantes para el cumplimiento de nuestras tareas (y para nuestro paz mental), pero hay otras actividades super sencillas que no requieren nuestra completa atención y allí puedes aprovechar.

¿Cómo cuáles tareas? Pues podrías leer tus mails mientras estás a la espera en el teléfono. O Preparar el desayuno mientras te vistes. O pensar que ropa vas a usar mientras te bañas. Leer un libro mientras esperas (información de valor para tu mente y tus proyectos nunca está de más). Mirar reels de Instagram mientras vas recopilando ideas para tu propio contenido. Incluso mirar tus redes sociales mientras viajas lo considero multitasking. Con esto último podrías llenar tu cuota de redes sociales en el día (pero esto será otro punto).

6. Aprende a decir “no”.

Tal vez no te gusta decepcionar a la gente. O quizás te sientes en la obligación de hacerle un favor a alguien. Puede que incluso te encante colaborar con quien sea que te lo pida. O, peor aún, lo haces en contra de tu voluntad, pero lo haces.

¿Te has detenido a pensar en el tiempo que te toma contentar a todo el mundo?

Si es algo que está a tu alcance o no te demanda mucho tiempo ni esfuerzo, bien. Incluso de vez en cuando realizar algo por lo que tengas que esforzarte no está mal. Pero aprende a no comprometer tu tiempo.

Me encanta hacerles favores a mis amigos o familia. Eso sí, cuando llega el punto en que eso me compromete más de la cuenta doy un paso atrás.

No es tu obligación, ni tu trabajo decirle que sí a todos. Por tu propia productividad, aprende a decir “no” cuando te convenga.

7. Utiliza una agenda y muchas alarmas / recordatorios.

Es imposible que recuerdes todo en todo momento. Por eso, tener planificadas tus actividades te ahorrará un montón de tiempo y esfuerzo.

Pagos de servicios, tarjetas de créditos, alquileres… Ten los vencimientos bien anotados para que no se te pase nada.

Incluso con los pagos te recomiendo, de ser posible, que los adhieras a débito automático. Una preocupación menos.

Citas médicas, de trabajo, eventos personales/familiares, cumpleaños… Agenda las fechas y no te preocupes de olvidarte nada.

Tu mente estará mucho más despejada para ocuparse de otras cosas.

Aprovecha estos trucos para organizar tu agenda como una experta.

8. Duerme lo suficiente (no menos, pero tampoco más).

Conocimiento universal, lo recomendado es entre 6 y 8 horas diarias. Es importante que cuides tu sueño, de lo contrario no hay forma de aguantar.

Pero, tampoco es necesario dormir más de 8 horas. ¡Ni siquiera los fines de semana! Bueno, tal vez 1 o 2 horas más si el resto de la semana estuvimos al límite. Lo importante es mantener el control y no pasarte el día en la cama.

A mí me encantaba dormir hasta tarde los fines de semana (no engaño a nadie, aunque ya no lo hago tanto me sigue encantando). El tema es que hay toda una vida que está pasando mientras dormimos.

De vez en cuando le hace falta al cuerpo, eso no lo discuto. Pero trata de no hacerlo siempre y aprovechar mejor tu tiempo.

9. Controla tus distracciones.

Es increíble la cantidad de tiempo que pasamos en las redes sociales, por ejemplo. Porque, seamos sinceros, no genera nada productivo.

Ciertamente son muy entretenidas, y hasta indispensables hoy en día. Pero, por favor, no podemos perder 4 horas viendo cuanto video nos pase por el frente.

Crea consciencia sobre cuánto tiempo malgastas en esto y trata de utilizarlo para conseguir información funcional (noticias o educación).

No los podemos eliminar por completo, es imposible. Seguirán siendo una de las principales fuentes de entretenimiento, pero establece un tiempo determinado para ello y trata de cumplirlo.

El mismo principio aplica para la televisión, los video juegos, Netflix o cualquiera que sea tu mayor distracción.

10. Evita procrastinar.

«No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.»

Es imposible posponer para siempre aquellas tareas que no te gusta hacer. Así que mejor hacerlo cuanto antes.

De esta forma dejarás de pensar en ello y podrás liberar tu concentración para cumplir otros propósitos.

Por cierto, una de las cosas que más se posponen es la actividad física. ¡¡ERROR!!

Tu cuerpo y tu mente la necesitan, seguro puedes encontrar algunos minutos a la semana para dedicarlos a fortalecer tu cuerpo.

El ejercicio te hará ganar mucho tiempo ya que podrás iniciar tus días con más energía y mejor disposición.

Cómo ahorrar tiempo

Ahora bien, tal como te dije antes, no hay una fórmula mágica. El truco está en que te tomes en serio la necesidad de ganar tiempo y trabajes por ello. Empieza mañana mismo, el tiempo no espera por nadie.

Esto es todo por ahora querida, nos estaremos leyendo en una próxima ocasión. Como siempre decirte que agradezco que estés ahí, del otro lado de la pantalla, y que me encantaría que podamos encontrarnos y conocernos mejor. Te dejo mi Instagram aquí, pero realmente espero verte en mi boletín para tener un contacto más cercano (además de regalo recibes gratis mi guía: Cómo tener la vida que quieres)

Un abrazo a la distancia y espero que nunca dejes de trabajar por construir esa vida que quieres.