Iniciar un negocio
Trabajo Remoto

11 señales de que estás lista para iniciar un negocio.

11 señales de que estás lista para iniciar un negocio

Emprender, normalmente, nace por una sensación de insatisfacción en el empleo, o en la manera de trabajar y conseguir el dinero. Emprender es quere crear, construir y expandir empresas propias, y eso se hace con pasión y voluntad.

Luego de trabajar para otras personas, quienes tienen ganas de comerse el mundo, ven el emprendimiento como el paso siguiente que es lógico dar. Pero no lo es, al menos no para todo el mundo.

Iniciar mi negocio ha sido una decisión valiente, de mucho sacrificio e incertidumbre, no todo ha sido color de rosa. Pero es la mejor decisión que he tomado, la he disfrutado, he aprendido, he crecido y hoy soy feliz trabajando por internet mientras viajo.

Sin embargo, al dedicarme a ayudar a otras personas como tú a iniciar sus negocios desde cero, me he encontrado con muchas que dieron el paso y se rindieron apenas comenzaron. No me fallaron a mí, se fallaron a ellas mismas.

Y como no quiero que eso te pase a ti, quiero que te pongas a prueba con estas señales que demuestran si estás preparada para iniciar un negocio

11 señales de que estás lista para iniciar un negocio.

1 Te emocionas cuando ves un negocio exitoso en acción.

“No te puedes convertir en algo que no admiras” una frase que me dijo mi mentora cuando inicié este camino y que se me quedó grabada para siempre.

¿Por qué está esta señal de primer lugar? Porque sino te emocionas por el éxito de otra persona, tu éxito personal se tardará mucho en llegar. Emprender es todo un camino de solidaridad, de apoyo y de celebración de logros – aunque no sean tus logros -.

Cuando no puedes evitar sonreír si ves un negocio al que le está yendo bien, querida, estás lista para tener un negocio al que le vaya bien.

2. No puedes estar quieta.

Sientes una inquietud de estar creando cosas, tienes ideas nuevas todo el tiempo, haces las cosas a pesar del miedo. Te atreves a hacer cosas nuevas, no te asusta salir de tu zona de confort, sabes qué cada esfuerzo trae una recompensa.

No necesitas que nadie te motive para que salgas de la cama todas las mañanas. Si no necesitas que te motiven tienes la batalla ganada.

3. Odias que te digan qué hacer.

Eso de tener que cumplir un horario estricto, tener que salir a la calle así se esté cayendo el cielo, no poder hacer tramites personales cuando quieres sino cuando te dan permiso en el trabajo, levantarte de la cama aún cuando estás en tus días… Todo eso no te agrada mucho.

Y ni hablar de las órdenes que recibes todos los días. No te gusta que te manden como a una bebé, y te cuestionan si intentas mejorar algún proceso.

Obvio no sé si tu caso es así de grave, pero fue lo que a mí me pasó y no tenía ganas de pasarme toda la vida trabajando por los sueños de los demás. Por eso comencé a trabajar por mis propios sueños.

4. Ayudas a la gente cuando puedas.

Tienes interés en generar un efecto positivo en tu entorno. La verdad es que los negocios más exitosos están enfocados en ayudar a las personas de alguna manera.

Un negocio que busca resolver alguna problemática o aliviar algún punto de dolor. Mejorar la calidad de vida de las personas de alguna manera tiene altas probabilidades de triunfar.

Así que si por naturaleza te gusta ayudar ¡Vas muy bien! Eso de emprender solamente pensando en lucrarte tú, en ganar mucho dinero no importa cómo, querida amiga no funciona mucho.

Obvio que el dinero es importante, pero no lo es todo. Ganar dinero mientras haces algo que te gusta y ayudas a otros de alguna manera ¡Eso si lo es todo! ¿Por qué crees que me encanta ayudar a mujeres maravillosas como tú a iniciar un emprendimiento desde cero?

5. Te encanta aprender cosas nuevas.

Iniciar un negocio desde cero requiere que tú te capacites día a día para estar al día y poder dar siempre lo mejor de ti.

Si eres de las personas a las que no les gusta aprender, no se preocupan por leer un libro, por hacer un curso, por invertir en su educación, por tener un mentor que las guíe… Amiga, no emprendas.

Lo que sabes hasta hoy te tiene en dónde estás… Para ir más allá y estar mejor, tienes que aprender cosas nuevas.

6. Conoces tu POR QUÉ.

Conocerte a ti es fundamental para poder crecer. Conocer eso que te impulsa todos los días a pararte de la cama es fundamental para que tu negocio crezca.

Ya te dije más arriba, una buena emprendedora no necesita que la motiven. Una buena emprendedora entiende cuáles son las razones que la impulsan, que la motivan todos los días, que le roban el sueño.

Tu mente necesita entender porqué haces lo que haces, sino ¿para qué lo va a querer hacer?

Una buena manera de lograrlo es entendiendo cuál es tu propósito y cuál es ese vida que quieres vivir. Si aún no lo sabes tienes que ir corriendo a descargar mi e-book gratis “Cómo tener la vida que quieres”

7. Entiendes que necesitas una mentalidad ganadora.

La mente es un terreno fértil que necesita que la rieguen todos los días, que se cuide todo lo que se siembra allí y que se vigile muy de cerca cuando la maleza crece para poder arrancarla.

Si estás dispuesta a trabajar en ti, en tus creencias limitantes, en dominar tus pensamientos negativos, en programar tu mente para el éxito ¡Ya la tienes ganada!

El éxito es 10% acción y 90% mentalidad. Lo realmente bueno en la vida no es fácil. Un negocio exitoso no se construye de la noche a la mañana.

Habrá retos, imprevistos, situaciones no deseadas, días en los que querrás tirar la toalla. Pero una mente bien cuidada te ayudará a no rendirte, a entender que los sacrificios son necesarios, que todo tiene un beneficio.

Cuando aprendas a no tirar la toalla ante el primer obstáculo, después serás capaz de tirar la toalla en cualquier playa del mundo.

8. Estás dispuesta a cosechar hábitos poderosos que te acompañen.

Ni a tu mente ni a la mía les gusta esforzarse ¿lo sabias? La mente está programada para ahorrar energía, no para hacerte porras para que puedas iniciar un negocio.

Pero cuando tienes hábitos fuertes le quitas a la mente la tarea de tomar decisiones, los hábitos trabajan en automático y te llevan allá hacia dónde quieres ir.

Puede que te cueste leer un libro, pero si desarrollas el hábito de leer 10 minutos todos los días ya no lo tienes que pensar y te deja de costar.

Si quieres saber cuáles son los hábitos necesarios para emprender tienes que entrar aquí.

9. Cuentas con un fuerte sistema de apoyo para iniciar un negocio.

Es inevitable, cuando inicias un negocio hay cosas que vas a tener que dejar de lado para poder tener el tiempo que tu negocio requiere para crecer.

Es de valientes reconocer que no puedes hacer todo al mismo tiempo, y aprender que hay cosas que no tienes por qué hacerlas tú es inteligente.

Si tienes a tu lado alguien que te dé apoyo emocional, que te escuche cuándo necesitas poner en orden tus ideas, que te haga la cena cuando estés muy ocupada creando algo nuevo, que te pueda cuidar a los niños 2 horitas mientras te reúnes con tus clientes… Lo que sea que te ayude.

Una de las cosas que más me gusta de mi negocio es la red de apoyo tan linda que creamos entre todos los emprendedores que conforman el programa. Somos un equipo, y nos ayudamos en todo para que el camino sea más lindo.

10. Tienes un plan financiero.

Si crees que emprender es ganar miles de dólares desde el principio, querida no emprendas. Un negocio requiere tiempo y esfuerzo para levantarse y comenzar a producir.

A unos les cuesta más que a otros. He visto emprendedoras que ganan desde su primer mes, a otras les ha tomado un año, a mi me tomó 4 meses cuadriplicar mi ingreso como contadora. Pero ningún negocio se puede medir con la regla de otro.

Lo importante es que tú puedas tener un plan financiero. Bien sea que tengas un plan de emergencia por 6 meses, o que puedas mantener tu trabajo en relación de dependencia mientras emprendes, o que puedas generar ingresos como freelancer, o que tu pareja sea el soporte financiera del hogar mientras tu negocio crece.

No importa qué. Lo que importa es que las facturas de tu casa se sigan pagando, y que cuentes con dinero extra para poder financiar tu negocio mientras crece.

Lo peor que te puede pasar es iniciar un negocio y trabajar desde la necesidad de hacer dinero. El éxito no responde a necesidades, responde a merecimientos.

11. No te da miedo ensuciarte las manos.

El sueño de todas las emprendedoras es tener un negocio millonario que siga produciendo, aunque estemos tomando sol en alguna playa del caribe. Y eso es posible, pero no cuando apenas vas comenzando.

Al inicio querida mía, nos toca picar piedra. Ir pegando bloque por bloque para construir unas bases sólidas. Nos toca ponernos diferentes sombreros, asumir distintos roles y estar dispuestas a hacer también la parte aburrida del negocio.

Pero eso solo hace más satisfactorio llegar a la cima, porque solo tú sabes lo que te costó llegar allí así que celebra cada uno de tus logros.

Ahora que ya puedes saber si realmente estás lista para iniciar un negocio

¿Nos ponemos manos a la obra?

Hay múltiples maneras de trabajar online y generar muy buenas fuentes de ingreso, aquí te comparto las 7 opciones que más me gustan (y que yo misma he implementado).

Hay muchas herramientas que te puedo brindar para iniciar un negocio o simplemente ganar dinero por internet, pero lo que más te recomiendo es que inicies con Dropshipping ¿Por qué? Porque es una manera de iniciar desde cero, con poca experiencia y con poca inversión.

Aquí te cuento todo sobre el Dropshipping. 

Iniciar un negocio

Espero que te animes a creer en ti, a sacudir los miedos y a iniciar un negocio online desde cero. Recuerda seguirme en Instagram para que podamos conectar y conocernos mejor, yo te estaré esperando (envíame un mensajito para saber que estás ahí). Como siempre, te envío un fuerte abrazo a la distancia y espero que nunca dejes de trabajar por construir esa vida que quieres.